Ir al contenido principal

La oración de Aaron

La relación que debían finalmente tener todos los israelitas con su creador, debía ser una relación viva, que diera a todos los que los rodeaban bendición para vida eterna, pero ellos debían de mantener a Dios en su vida en cada momento.
Esta bendición es impresionante porque demuestra primero que nada a un Dios personal y segundo que quiere lo mejor para cada uno de su pueblo.
En nuestras vidas podemos estar alejándonos de estas bendiciones y las estamos desaprovechando te ha puesto a pensar ¿Qué hace falta en tu vida para no aprovecharlas?

Comentarios

Anónimo dijo…
Hoy, cuando me levanté, repentinamente me di cuenta que ¡este es el mejor día de mi vida! Ha habido ocasiones en que me he preguntado si podré ir adelante en el día de hoy... y lo he hecho. Creo que esto es más que suficiente para celebrarlo. Hoy voy a celebrar la increíble vida que he tenido llena de bendiciones.
Voy a vivir este día con la frente bien en alto y un corazón feliz. Me sorprenderé de los "simples" regalos que Dios me ha dado: una mañana tranquila, el sol, las nubes, los árboles, las flores, los pájaros. Hoy ninguna de estas minúsculas creaciones van a escapar de mi vista. Hoy compartiré mi emoción por la vida con otra gente. Voy a hacer sonreír a alguien.
Voy a realizar un inesperado acto de bondad con alguien aunque no lo conozca.
Hoy es el día que dejaré de preocuparme por lo que no tengo y empezaré a ser agradecido con Dios por todas las cosas maravillosas que me ha dado.
Y hoy antes de ir a dormir observaré la noche y elevaré mis ojos al cielo para admirar la belleza de las estrellas, la luna y elevaré una oración a Dios por estas bendiciones , magníficos tesoros.

Cuando el día finalice y ponga mi cabeza en la almohada, agradeceré al Todopoderoso por el mejor día de mi vida y dormiré el sueño de un niño feliz, emocionado por la esperanza de saber que mañana será ¡el mejor día de mi vida!”

AMEN.

A.O.F.

Entradas más populares de este blog

Perseverancia en la Fe

Al estudiar la lección de este trimestre y la del día de ayer no nos libramos de pensar y hacer una comparación de nuestra vida con todos estos atributos del Espíritu Santo, y no hay duda que por lo menos a mí me faltan muchos de estos para mejorar mi carácter, y eso es más cierto cuando he caído en ocasiones, pero también hay que afirmar que por la fe en nuestro Creador podemos lograr un cambio de carácter a semejanza de Cristo. Nosotros no podemos realizar esta transformación solo la podemos realizar cuando nos entregamos completamente, cuando rendimos nuestro yo a los designios divinos. Cada día debemos de pelear la batalla agarrados de la mano de Cristo, las repetidas veces que he intentado realizarlo todo por mi cuenta he fallado y así ocurrirá cada vez que lo intente solo, porque somos duros de cerviz, y finalmente doblegándome a mi Creador y por la fe en Él espero verlos a todos en la nueva tierra.

Pecados de Ignorancia

Amigos esta es una parte muy interesante, porque Dios cual justo es, hace diferencia en la causalidad de los pecados cometidos por su pueblo, el que estudiamos el día de hoy son los pecados por ignorancia, que muchas veces cometemos, estos tenían un sistema diferente de sacrificios, pero sobre todo que son perdonados, y allí viene lo bueno y alentador, para que cuando como cristianos seamos tentados y caigamos entrampados por Satanás, pues tenemos un abogado que está a la diestra del Padre. Pero cuidado está refiriéndose a los pecados por ignorancia solamente, y gracias a Dios que existe esta figura, pero sobre todo tenemos que estar conscientes y sobre todo seguros que Jesús ya murió como holocausto para perdón de nuestro pecados y esta es la otra certeza que nunca debemos de olvidar de que somos perdonados, eso tenemos que tenerlo como verdad siempre y sentir el perdón de Dios porque así viviremos más plenamente en alabanza por este don de Dios.

Las consecuencias del desánimo

Pues me parece que todos hemos sentido las consecuencias de estar desanimados, por increíble que parezca estas sensaciones se encuentran ya descritas por algunos de los personajes de la Biblia (pues también son seres humanos), y algunos como Elías después de presenciar el poder de Dios, también cayeron en desánimo, pues como seres humanos nos olvidamos rápidamente de las provisiones que Dios ha hecho con nosotros. Pues nuestra memoria no debiera ser corta, por eso debiéramos de ser agradecidos para que en los momentos de desánimo nos acordemos como Dios nos protege a pesar de verse las cosas muy mal.