jueves, 8 de octubre de 2009

La oración de Aaron

La relación que debían finalmente tener todos los israelitas con su creador, debía ser una relación viva, que diera a todos los que los rodeaban bendición para vida eterna, pero ellos debían de mantener a Dios en su vida en cada momento.
Esta bendición es impresionante porque demuestra primero que nada a un Dios personal y segundo que quiere lo mejor para cada uno de su pueblo.
En nuestras vidas podemos estar alejándonos de estas bendiciones y las estamos desaprovechando te ha puesto a pensar ¿Qué hace falta en tu vida para no aprovecharlas?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hoy, cuando me levanté, repentinamente me di cuenta que ¡este es el mejor día de mi vida! Ha habido ocasiones en que me he preguntado si podré ir adelante en el día de hoy... y lo he hecho. Creo que esto es más que suficiente para celebrarlo. Hoy voy a celebrar la increíble vida que he tenido llena de bendiciones.
Voy a vivir este día con la frente bien en alto y un corazón feliz. Me sorprenderé de los "simples" regalos que Dios me ha dado: una mañana tranquila, el sol, las nubes, los árboles, las flores, los pájaros. Hoy ninguna de estas minúsculas creaciones van a escapar de mi vista. Hoy compartiré mi emoción por la vida con otra gente. Voy a hacer sonreír a alguien.
Voy a realizar un inesperado acto de bondad con alguien aunque no lo conozca.
Hoy es el día que dejaré de preocuparme por lo que no tengo y empezaré a ser agradecido con Dios por todas las cosas maravillosas que me ha dado.
Y hoy antes de ir a dormir observaré la noche y elevaré mis ojos al cielo para admirar la belleza de las estrellas, la luna y elevaré una oración a Dios por estas bendiciones , magníficos tesoros.

Cuando el día finalice y ponga mi cabeza en la almohada, agradeceré al Todopoderoso por el mejor día de mi vida y dormiré el sueño de un niño feliz, emocionado por la esperanza de saber que mañana será ¡el mejor día de mi vida!”

AMEN.

A.O.F.